DESAFÍOS  PARA MENTES PENSANTES*

Por Horacio Krell*

 

La neuroplasticidad  es la capacidad del cerebro para autoformatearse con  la experiencia creando redes neuronales que representan lo que hace y lo que aprende. La calidad de la conexión se correlaciona con el estilo de vida. El desafío para mentes pensantes es vivir una vida que merezca la pena de ser vivida.   

 

A los japoneses les gusta el pescado fresco pero en sus  aguas cercanas  escasean los peces. Así que fabricaron barcos pesqueros para  ir mar adentro. Mientras más lejos iban, más tardaban en regresar. A  los japoneses no les gusta el sabor del pescado viejo. Para adecuarse las compañías pesquera, instalaron congeladoras en sus barcos. Así podían ir aún más lejos y por más tiempo. Sin embargo, los japoneses percibían la diferencia entre el pescado congelado y el pescado fresco, y no les gustó.

 

Entonces  las compañías instalaron tanques para peces en los barcos para mantenerlos vivos hasta llegar a Japón. Pero, al  poco tiempo, los peces dejaban de moverse porque estaban aburridos. Los japoneses notaron la diferencia del sabor. Porque cuando los peces dejan de moverse, pierden el sabor a frescos y los  japoneses rechazaban el sabor. ¿Cómo resolvieron el problema? Invitaron a un tiburón pequeño a sus tanques. Claro que el tiburón  come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos. Los peces deben resolver el desafío. Nadan todo el tiempo para sobrevivir.

 

El que no hace no se equivoca pero tampoco aprende.  Antes de su humanización el mono "conservador" prefirió la seguridad del árbol y se quedó en las ramas. De él descienden los simios actuales.  El mono, “progresista" dejó el árbol, se arriesgó a la incertidumbre de la llanura, y se hizo hombre. La bipedestación logró que la mano liberara a la boca de la tarea de tomar el alimento, el rostro se aplanó, el ojo se convirtió en el órgano intelectual y el cerebro se desarrolló.

 

El salto mayor fue la invención del alfabeto. Su antecedente fue la lectura que hacía el cazador de las huellas en la tierra. El tallado del alfabeto en el cerebro le dio al hombre la capacidad de comunicación que ninguna otra especie posee.

 

Según pasan los años. El cerebro desarrolló dos modos de conocer. Uno intelectual en su hemisferio izquierdo y otro emocional en el derecho. El hemisferio izquierdo  se hizo dominante y la sociedad humana desarrolló más el cerebro que el corazón.

 

Al analizar el cerebro de Einstein se comprobó que su peso era el mismo que el de cualquiera, su cerebro valía por la forma en que lo hacía funcionar. Una vez dijo: «Las palabras o el lenguaje, tal como se dicen y se escriben, no parecen tener ningún papel en mi mecanismo de pensar. Las entidades físicas que parecen servir como elementos del pensamiento son ciertos signos e imágenes más o menos claras, que se pueden reproducir y combinar voluntariamente".

 

Einstein rompió con la dominancia del hemisferio izquierdo conectando los medios cerebros. Dijo que la imaginación es más importante que el conocimiento y que el arte llega a las verdades más profundas por el camino más sencillo.

 

Las claves del rendimiento.  El  hábito es algo que nosotros creamos y que luego nos crea.  Las personas son muy parecidas.  Tienen físicos parecidos, hábitos comunes (dormir, comer, divertirnos, trabajar) y capacidades casi idénticas. La diferencia está en el deseo. Somos-en cierta medida- lo que queremos ser y lo que estemos dispuestos a hacer para conseguirlo. Si las capacidades son parecidas ¿por qué motivo no adquirimos las destrezas que admiramos?

 

En la India se suele atar a los elefantes cuando nacen a pequeños arbustos para que  no se escapen. Cuando crecen podrían derribarlos con facilidad  pero no lo hacen, quedan atados al enorme poder que tienen los hábitos.

 

Las exigencias enseñan.  No es un arte de magia sino el equilibrio entre motivación,  entusiasmo,  perseverancia y fuerza de voluntad.

 

Don Quijote: No hay un hombre que sea más que otro sino que hace más que otro.

 

Para imitarlo hay que querer hacer y aprender. La clave no está sólo en el intelecto sino en la inteligencia emocional, incentivando la determinación, la curiosidad e inconformismo. Como la publicidad de Nike: Just do it (sólo hazlo).

 

El resiliente es quien se fortalece en la adversidad,  aprovecha conflictos y debilidades como recursos. Lo que no te mata te fortalece. Resistencia, imaginación, son destrezas y desafíos para mentes pensantes, sin una mirada determinista sobre las causas de  la adversidad. La resiliencia estratégica no reacciona sólo ante una crisis, se recupera de un revés y se anticipa.

 

El desafío cognitivo elimina la negación, la nostalgia y la arrogancia; el desafío estratégico crea abundantes experimentos tácticos pequeños; el desafío político aplica los recursos donde produzcan mayores retornos; y el desafío ideológico  entiende que renovarse e innovar importan tanto como optimizar.  El resiliente es proactivo hacia la misión y sabe que el éxito se mide por los obstáculos.

 

La destrucción creativa es modificarse uno mismo antes que lo obligue el cambio. La ostra convierte en perla el grano de arena que ingresa a su organismo, lo rodea con un líquido que ella misma produce y crea la joya que todos admiramos

 

No hay almuerzo gratis. Nada es gratis pero casi todo es posible cuando el precio se paga con esfuerzo y paciencia. Las cosas valiosas no tienen precio pero sí mucho valor. Y lo más importante no se compra: es el poder de su voluntad.

 

La sabiduría y no sólo el conocimiento diferencian  a una persona y explican sus logros. No es posible obtener el conocimiento sin haber aprendido, no es posible llegar a la sabiduría sin haber tenido una buena vida. Cuando algo te apasiona, no te rindas. Puede que te cueste, que te lleve más tiempo pero lo conseguirás. El problema actual es que prevalece un pensamiento light donde casi todo da lo mismo. Entonces no existe la pasión que es la guía mayor que tiene la inteligencia.

 

Aprender a Aprender.  No es difícil trazar objetivos sino tomar la decisión de ir  por ellos y hacerlos realidad. El sabio es capaz de alcanzar la meta  porque une el conocimiento con la experiencia. El poder inteligente es querer, aprender, perseverar y método. Para Nietzche los métodos constituyen la mayor riqueza del hombre.  Poder inteligente es querer con eficacia.

 

*CEO de Ilvem, Contador Público y Licenciado en Administración de empresas (UBA).  Consultas: horaciokrell@ilvem.com




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza