2009adobe.jpg
 

Roberto Cachanosky |

Opinión

Pan, circo y la realidad económica argentina

Por Roberto Cachanosky

Durante varias semanas el país estuvo concentrado en el debate del matrimonio entre personas del mismo sexo para llenar el vació que dejaba la rápida despedida de la selección del mundial de Sudáfrica. Finalizado el tema de la boda gay, entramos rápidamente en la causa contra Macri. Sin embargo, en el país pasaron varias cosas desde el punto de vista económico y siguen pasando. Por ejemplo, Cristina Fernández volvió de China sin poder solucionar el problema de las exportaciones de soja a ese país, tema que fue reemplazado en su primer discurso sobre la protección de la mujer.

Mientras tanto el Indec informaba que en junio la Canasta Básica Alimentaria (CBA) para una familia hogar tipo 2 - compuesta por un hombre de 35 años, una mujer de 31, una hija de 8 y un hijo de 5- puede alimentarse durante un mes entero con $ 536,86 sin tener problemas de nutrición. Es decir, esa familia de cuatro personas, según el Indec, puede comer adecuadamente con ese dinero durante todo el mes, lo que implica que cada uno de los miembros de la familia pueden desayunar, almorzar, merendar y cenar con $ 4,47 por día.

También ocurrió que durante junio se aceleró nuevamente la inflación, que bien medida estuvo en el 1,6% de aumento, acumulando un 13,4% de incremento desde diciembre, mientras Alimentos y Bebidas subieron en los primeros seis meses, el 23%; Educación, el 17%; y Atención Médica y Gastos de Salud, el 13,1%. Justo por lo que más dicen preocuparse los progresistas es lo que más aumentó: la alimentación, la educación y los gastos de salud.

Este tema no es menor porque la Asignación Universal por Hijo ha perdido buena parte de su poder de compra. Hoy con 180 pesos por hijo, la gente puede comprar en alimentos el equivalente a $ 139,14 de diciembre. Una forma de ajustar la economía sin hacerlo en forma nominal, pero sí en términos reales. Claro, la inflación ha seguido su curso al punto que los billetes de 100 pesos hoy ya están en la serie L. A este ritmo de expansión monetaria, sin modificar la denominación de los billetes porque sería políticamente incorrecto, el Banco Central tendrá que pensar en establecer un sistema alfanúmerico para los billetes de 100 pesos porque las letras de las series van pasando con mucha rapidez.

También nos han contado que el BCRA ha llegado a niveles de reservas récord. Al 8 de julio de este año nos informan reservas por U$S 50.131 millones en tanto que al 8 de julio del año pasado estaban en U$S 45.772 millones, un aumento de U$S 4359 millones. Habiendo tenido en el mismo período un saldo de balance comercial positivo del orden de los U$S 15.000 millones, la realidad es que por algún lado se le está filtrando alguna fuga de capitales al Central.

Pero lo que no se informó con el mismo énfasis que el aumento de las reservas fue el incremento de las deudas de corto plazo que tiene el BCRA. Entre LEBACs, NOBACs y Pases, el stock creció de $ 42.968 millones al 8 de julio del 2009 hasta $ 69.888 millones al 8 de julio pasado. Es decir que la deuda en pesos del BCRA por este concepto creció un 62,7% en un año. Medida en dólares al tipo de cambio de valuación del Central, subió de U$S 11.280 millones a U$S 17.753 millones. Es decir, medidas en dólares, las reservas subieron U$S 4359 millones y la deuda del Central en U$S 6473 millones, mientras el circulante, otro pasivo del Central, pasó de $ 86.024 millones a 105.828 millones, un incremento del 22,8%, bastante en línea con la inflación acumulada en los últimos 12 meses.

Teniendo en cuenta que el Central aumento su stock de deuda de bonos en $ 26.920 millones, es fácil imaginar la expansión primaria de moneda que hubiese habido de no haberse colocado esa monto de deuda. Pero en definitiva, lo que podemos ver es que el tan declamado aumento de las reservas queda minimizado frente al incremento del pasivo del BCRA. La realidad es que el pasivo está creciendo más rápido que el activo y que la inflación sigue siendo una fuente fundamental de financiamiento del Gobierno porque le permite aplicar impuestos sobre niveles de precios cada vez más altos. Hacer el ajuste en términos reales sin anunciarlo en términos nominales. Obviamente no todos sufren el mismo tipo de ajuste. Los jubilados y quienes dependen de las dádivas del Estado no tienen un dirigente sindical que les consiga aumentos del 25 o 30 por ciento, al igual que los que trabajan en el amplio sector informal de la economía que tampoco están representados sindicalmente. Mientras unos descorchan champán otros tienen que conformarse con mirar el corcho.

A nadie escapa que la inflación es uno de los más perversos impuestos porque afecta con mayor intensidad a los sectores de ingresos más bajos dado que todo su ingreso lo destina a consumir y no tienen mayor capacidad de defensa frente al proceso inflacionario. En los proceso inflacionarios agudos como el que estamos viviendo, es inevitable el impacto sobre la pobreza y la indigencia, un tema demasiado grave como para que sea ampliamente debatido para encontrar una solución de fondo. Por eso, siempre es bueno debatir otros temas para distraer la atención de la gente y seguir sosteniendo que con $ 4,47 por día una persona no es indigente porque puede alimentarse adecuadamente.

Para finalizar, no sé porqué al escribir el párrafo anterior y ver los debates en que estuvo sumergida la Argentina en los últimos tiempos y sigue sumergida, me acordé de la película Gladiador, en la que Cómodo, coronado emperador, para ganarse el favor del pueblo inaugura varios meses de juegos en el Coliseo entre los que incluye la reapertura de las peleas de los gladiadores, mientras que desde los carros le arrojan pan a la muchedumbre. La escena de la película muestra la tradicional frase: pan y circo. Claro que vale aclarar que ese período de la historia poco tiene que ver con la actualidad, porque los procesos políticos, sociales y económicos, se han vuelto mucho más complejos, dado que cuando la inflación hace escasear el pan, no hay circo romano que pueda montar Cómodo para distraer a la gente de los problemas que la afligen todos los días.

 

Comentario de Horacio Krell

 

La autoridad se vacía de legitimidad cuando: las instituciones no funcionan, la educación fabrica pobres, la jubilación es una bomba de tiempo, la corrupción se enquista en el poder, la seguridad no existe, la droga destruye a la sociedad y hasta se importa la mafia china. Eso no es autoridad, es tiranía. Porque si la autoridad decreta que el sol se mueve alrededor de la tierra no habría que obedecer esa orden. Galileo fue obligado a aceptar una mentira pero sus labios se movieron para murmurar: Eppur si muove, "Y sin embargo se mueve", cuando renunció a la visión heliocéntrica del mundo ante la Santa Inquisición. Galileo refleja la tozudez de la verdad y del ideal frente a la tenaza del poder, la rebeldía ante la obsecuencia. José Ingenieros dijo: "la mediocridad no distingue al individuo de la sociedad. Para el mediocre es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer". La autoridad ilegítima es el reino del revés y el populismo es la maldición por tener grandes recursos naturales




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza