Miércoles 18 de abril de 2012 | Publicado en edición impresa

 

 

Viceversa

 

El estado de la ciencia

 

Por Nora Bär | LA NACION

Twitter: @norabar     |   Mail: nbar@lanacion.com.ar    |   Ver perfil

Ver comentarios

 

Como se hace anualmente, ayer al atardecer se presentó una nueva radiografía de la ciencia iberoamericana elaborada por la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología Iberoamericanos e Interamericanos (Ricyt). El informe, dirigido por el doctor Mario Albornoz y coordinado por Rodolfo Barrere, director del Centro Redes, no sólo traza una imagen detallada de la actividad científica y tecnológica de la región, sino que además analiza las tendencias, detecta oportunidades e identifica falencias.

En ese sentido, la primera conclusión que surge de este balance es positiva: si el valor de la ciencia y la tecnología ya no se discuten en ningún lado, en América latina son actividades fuertemente en alza. Acompañando el crecimiento económico, en la última década se duplicó el número de publicaciones de investigadores iberoamericanos en revistas indexadas de la mayoría de las bases de datos, la cantidad de graduados creció exponencialmente (un 82%), igual que los doctorados, se multiplicaron las publicaciones en tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y también aumentó la inversión medida en relación con el PBI (aunque esto levemente: sólo Brasil cruzó la barrera del 1% y en la Argentina ronda el 0,60%, después de Cuba, con un 0,64%). Un dato notable es que el país (que recuperó su participación en la inversión regional) tiene un 15% de los investigadores de América latina y el Caribe, pero un 9,5% de la inversión.

Pero (siempre hay un "pero") a pesar del esfuerzo todavía queda mucho por delante: la presencia latinoamericana en el escenario científico y tecnológico mundial casi no varió entre 2000 y 2009 (es de apenas el 2,8%), tres países (Brasil, México y la Argentina) concentran casi el 90% de la inversión total en investigación y desarrollo, aunque se registra un gran déficit en ingenieros y especialistas en ciencias exactas, nuestros estudiantes muestran una fuerte inclinación por las disciplinas humanas (una preferencia que se manifiesta acentuadamente entre nosotros). Localmente, la financiación privada en ciencia y tecnología es todavía muy baja (del 21,4%) y a pesar de la productividad creciente casi no varió el número de patentes.

"Por lo pronto [queda claro que] la ciencia y la tecnología han entrado en la agenda de los gobiernos latinoamericanos", dice Albornoz, pero destaca que el diagnóstico pone de manifiesto un rasgo común: la debilidad. Entre los desafíos que habrá que enfrentar, está sin duda hacer más eficiente la transferencia tecnológica y aprovechar las oportunidades que ofrece la innovación, pero controlando posibles efectos negativos y vigilando que los avances no afecten negativamente la distribución del ingreso o aumenten, en lugar de disminuir, la brecha social. Como decía Huxley: "Hay una sola posibilidad de acertar, pero las de errar... son infinitas"..

 

 

COMENTARIO DE  HORACIO KRELL

 

 

El estado de la ciencia depende del tipo de  ciencia promueva el Estado.

 

Un Estado miserable no invierte en ciencia y educación.

 

La dictadura decía: “Achicar el Estado es agrandar la Nación”.  Y desmontó agencias, eliminó científicos, corroyó la ética y creó un Estado paralelo.

 

 La privatización de Menem puso a Estado en manos del gobierno. Hace 17 años Cavallo dijo: “que se vayan a lavar los platos”, mensaje que alusivo a una investigadora del Conicet.

La reacción fue el programa Enseñándole al ministro, una radio ubicado  en Plaza de Mayo frente a las oficinas de Cavallo.

 

Se acercço mucha gente y se habló de política, de ciencia y de libertad académica.

 

 La intervención del Indec por el gobierno actual es un claro ejemplo de tensión entre los científicos y el poder político, la colisión permanente entre la ciencia con los gobiernos de turno.

 

Los políticos manejan el INDEC y los científicos fueron despedidos. Un Estado miserable también tiene una educación deplorable. Argentina es la 58 entre 64 países en los exámenes de OCDE.

 




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza