La zoncera argentina

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell


Argentina es un país muy rico en recursos naturales pero que falla en la gestión y por eso el 35% de su gente es pobre. Dilapida recursos de las épocas de bonanza, predominan la burocracia y la incapacidad. Las decisiones no se basan en el conocimiento y su memoria institucional es baja porque los funcionarios cambian luego de los comicios, no son bien remunerados, ni se comprometen con el interés nacional y se eligen por amiguismo o clientelismo. Eso reduce la capacidad de ejecutar proyectos y la respuesta ante la crisis.  Un equipo profesional le otorga capacidad a la política. Los argentinos descreen del gobierno, evaden impuestos y ocultan su dinero. La deuda externa es igual al dinero que poseen afuera.

El zonzo argentino. Desde 1930 circulan leyendas que ocultan la realidad, que intereses extraños nos manejan, usufructúan las riquezas del país y conducen su destino. El falseo de la información se introdujo con un sistema de enseñanza puesto al servicio de esa tarea. De esa época proceden axiomas que la mentalidad acrítica instalada repite dogmáticamente, sumisa a una autoridad intocable, a personajes clásicos. Jauretche las llamó zonceras argentinas y descubrirlas  es un acto de liberación; un antiácido que cura la indigestión intelectual. Para hacerlo se requiere no ser zonzo por naturaleza; sino estar atontado transitoriamente.

La fuerza de la zoncera  no es su argumentación, a la que excluye con axiomas introducidos en la mente y que son las premisas de las que se parte para impedirnos pensar por la aplicación del buen sentido. Su eficacia depende de que no haya discusión. Porque en cuanto el zonzo la analiza deja de ser zonzo. Escrito en 1968, mantiene su vigencia. Muestra cómo fueron metidas en nuestra cabeza a través de la educación, que nos dañan e impiden nuestro crecimiento.

Las zonceras no se enseñan como materia, se introducen en todas y se apoyan y se complementan unas con otras como sistema, con elementos de una pedagogía, destinada a impedir que el pensamiento se elabore desde los hechos, es decir desde las comprobaciones.

La viveza criolla y las zonceras.  Ambas obnubilan la manera de pensar, somos inteligentes para las cosas de corto alcance, pero zonzos de temperamento, en relación a las cosas de todos, las que hacen al colectivo de la vida social. Nos hacen “zonzos” para no dejarnos crecer. En efecto, desde la infancia, a través del sistema pedagógico, y luego a través de los grandes medios de información – o desinformación – cuando ya somos adultos, nos inculcan “verdades” en forma de axiomas, que nos impiden pensar las cosas del país. Pensar la realidad, los acontecimientos de la vida social, de la política, desde una perspectiva nacional.

La profundidad de Jauretche residía en que las analizaba al advertir como las zonceras operaban sobre su propia conciencia. Se sorprendía pensando alguna zoncera, y bastaba analizarla para percatarse de su obviedad, ya que justamente por serlo, pasan tantas veces inadvertidas.

El estudio de la génesis de cada zoncera, nos conduce a la historia, porque muchas nacieron con un fin pragmático. Pero su posterior deformación, otorgándole el carácter de principios, de abstracciones, responde a una suerte de pedagogía colonialista, de manera tal, que ante los hechos concretos, actuemos en función de una zoncera abstracta hecha principio.

Las zonceras generalmente reposan, en la autoridad del que las formuló. Esto explica la falsificación de la historia cuyo objetivo es presentar nuestro pasado como una lucha maniquea entre santos y diablos, transfigurados a la conveniencia de su falsificador. Nada se pierde con bajar del pedestal a los protagonistas de la historia. Pero como el objetivo de la falsificación de la historia es alimentar las zonceras, ver al hombre en su real dimensión relativiza su autoridad indiscutible, en la que se respalda la zoncera que se le quiere atribuir.

La viveza criolla no es inteligencia. Se basa en el engaño, algo común en esta época. Pero mentir demanda más energía que cumplir. Engañarse a uno mismo es todavía peor y ocurre cuando uno cree que su mentira es verdad.  Así se atiende sólo una parte de la información o se altera un recuerdo para que encaje con su punto de vista. Esa actuación reprime las capacidades superiores del cerebro.  El vivo maneja los efectos pero no resuelve la causa del problema.

La capacidad de engañar entra en conflicto con las funciones superiores del cerebro, que permiten enfrentar situaciones nuevas. Un vivo de verdad actúa con inteligencia.

El atajo es una treta. La viveza criolla encuentra su arma principal en el engaño. Ocultar o exagerar, inventar una excusa o perpetrar un engaño demanda esfuerzo y carencia de escrúpulos. La búsqueda de excusas ocupa más energía que el cumplimiento responsable.

Qué es la inteligencia. Es la capacidad de adaptarse al medio y generar soluciones novedosas a los problemas. Implica comprender la situación, inventar la solución y actuar en consecuencia. Cuando se trabaja con otros, la inteligencia individual se expande, como lo demuestran las sesiones grupales de Brainstorming, la tormenta de ideas.  Muchas veces el vivo juega a mostrarse inteligente. Su habilidad es manejar los efectos de un problema sin resolverlo. Logra, una ventaja de corto plazo, de naturaleza pírrica, porque finalmente pierde cada vez que gana. Es una inteligencia de patas cortas.  El vivo no busca una solución duradera y colectiva, sino un atajo para lograr su solución mezquina. Su receta habitual es: Yo gano y tú pierdes.

El engaño táctico. El grupo de habilidades cognitivas que permiten ver a largo plazo son las funciones superiores de la mente que permiten hacer frente a situaciones nuevas e involucran habilidades como: la planificación del futuro, la resolución de problemas, la realización de objetivos a largo plazo y la inhibición de conductas prepotentes.

La sociedad considera una virtud del líder su viveza al trampear las reglas, decir una cosa y actuar de la manera contraria, provocar y aprovechar la zancadilla del oponente. Debemos tener en cuenta que los más  eminentes líderes de la historia jamás tomaron atajos.

En 1945 el premio Nobel de economía Paul Samuelson creyó que Argentina sería la próxima potencia. No sabía que Perón aplicaría la receta: “a país rico gobierno populista”.  Por eso Argentina no fue la Noruega latinoamericana. Siendo en la actualidad el 58 entre 65 países en educación es previsible cómo será su futuro. La solución argentina es dejar de creer en políticos y empezar a creer en la POLÍTICA que hizo grandes a países como Finlandia donde la estrella es el maestro. Crear un proyecto país administrado por señores honestos que nadie conoce y que no se hacen ricos y famosos de la noche a la mañana. Como dijo Vargas Llosa: “Un pueblo educado no puede ser engañado”

Quizá, como los países desarrollados e igualitarios que realmente lo hicieron, debamos usar más las funciones ejecutivas del cerebro para afrontar transformaciones sustanciales de largo aliento: la educación de calidad y las discusiones de grandes problemas que tienen que ver con el progreso. O considerar sólo como auténticas las inteligencias criollas de los mejores hombres o de los inmigrantes que construyeron el futuro con el sudor de su frente, o los que se levantan cada día para llevar a sus hijos a la escuela y trabajar, por ellos, por su familia y por su patria.

La edad del pavo. La poda neuronal (o pruning) reconfigura las conexiones neurales: los adolescentes pierden anualmente el 1 % de las neuronas corticales hasta los veinte años. En la niñez se desarrollan neuronas y conexiones de más que se pierden naturalmente. El área de toma de decisiones, de control de los impulsos y de la capacidad de juicio, madura en esta etapa, creando el cableado cerebral que ayuda a buscar el destino.  Hay que nutrirlo y acompañarlo, aunque muchas veces ni el cerebro ni su portador quieran saber nada sobre este arte.

Tardar muchos años en madurar es propio del ser humano. Hay simios que ya son adultos hacia los 11 años. Nos tomamos mucho más tiempo para crecer y multiplicarnos, para poder entender el mundo que se nos viene encima. Al fin de la pubertad los huesos dejan de crecer pero no hay marcadores hormonales precisos, que den la precisión de un comienzo y un fin de esta etapa.

A los adolescentes les cuesta despertarse temprano, mientras que por la noche andan frescos. Hay un pico de nocturnidad alrededor de los 20 años; luego los jóvenes comienzan a dormirse más temprano. Adolece, que no es poco. Pero la ciencia no tiene respuestas para todo.

El cerebro es un espejo. Tiende a imitar lo que ve, a través de las neuronas espejo. Este mecanismo mental es automático y fundamental en cada instancia de la vida. Animémonos a pensarnos, a escucharnos, a mirarnos. Intentemos pensar, escuchar, mirar qué ocurre en el día a día; qué solemos escuchar, contestar, conversar, discutir; quiénes nos rodean; qué intenciones, qué sentido tiene cada relación, cada palabra, cada momento.

Ciertas neuronas se activan cuando algo del otro nos cautiva, o nos sorprende, de manera consciente o inconsciente; imitando así, reflejando, la acción de otro. Las neurociencias han destacado la importancia que estas neuronas en el aprendizaje y en la vida social de los individuos. Así es como, más allá de tantos otros procesos cognitivo/emocionales, se despliega en nosotros la empatía (la capacidad de ponerse en el lugar de otro).

El origen de nuestra conducta. ¿Qué puede resultar de un padre tan atareado o tomado como rehén por una ambición desmedida? ¿Qué puede aprender un hijo que escucha a su padre ausente cada día por lo que no resulta a su deseo o parecer? ¿Qué puede resultar de un conductor o un peatón estresado al límite de velocidad permitida? ¿De un jefe o líder autoritario, de un empleado sin pasión o reconocimiento, de un maestro, de un médico o de un policía mal pago? La cultura del ejemplo debe imitar a los inteligentes y no a los vivos.

Vivos, zonzos e inteligentes. La primera reacción es emocional. Emoción deriva de moverse, de no conformarse, de buscar caminos de salida (exit es la salida hacia al  éxito). El zonzo se resigna o actúa con violencia. El vivo maniobra con el efecto, sin resolver la causa.

La reacción ante el problema. El zonzo no hace nada, el  vivo elude las consecuencias, el inteligente lo estudia. El zonzo se paraliza, el vivo manipula y el inteligente resuelve. El inteligente es zonzo ante ciertos problemas que el zonzo no ve, mientras tanto el vivo zafa.

El zonzo se cree moralmente intachable, el inteligente es neutro y el vivo deja la ética al costado. El zonzo puede saber mucho, el inteligente sabe que no irá muy lejos sin conocimientos, el vivo lo que sabe es aprovecharse del otro. La realidad a veces nos deja estúpidos, la inteligencia es la que luego nos rescata. El vivo comparte con el zonzo la salida equivocada, con el inteligente cierto tipo de movilidad mental.

Las culpas y los resultados. El vivo piensa en el  efecto, el inteligente en su objetivo. El vivo si no puede manejar los efectos, culpa a los demás, el inteligente se culpa a sí mismo.

Las etapas. Al comienzo el vivo parece inteligente y el inteligente estúpido. Vivos y  zonzos conocen sus debilidades y generan círculos viciosos, el inteligente prioriza sus fortalezas y transforma sus defectos en virtudes que refuerzan su auto estimaEllos viven los problemas como algo que les pasa, el inteligente genera cambios para que todo suceda como quiere.

El método. El vivo y el zonzo van  la deriva, el inteligente se conoce sí mismo, sabe lo que quiere y domina los métodos que producen las acciones efectivas. Cuando el efecto práctico se manifiesta el vivo acude a la rapidez y a la improvisación, y parece inteligente, el zonzo no se da cuenta o reacciona con violencia. Otra vez el inteligente, parecerá lento y hasta torpe.

La realidad es la única verdad. El vivo disfraza la realidad, su mensaje es confuso o un slogan, el zonzo no percibe lo que pasa, el inteligente valora la verdad, el esfuerzo y lucha contra el facilismo de quienes prefieren que les mientan. El vivo cree que puede lograr cualquier cosa, el inteligente sabe que los recursos son escasos y que debe administrarlos con eficiencia.

Optimismo y pesimismo. El vivo y el tonto anticipan su próximo fracaso porque no visualizan  el futuro, el inteligente lo ilumina con ideas y su deseo de concretarlas. Ante la dificultad ellos  se preocupan y hacen lo mínimo posible, el inteligente se ocupa y hace todo lo que sea necesario  para superarla, aumentando continuamente su círculo de influencia. El vivo y el estúpido aceptan su destino perdedor, el ganador inventa su éxito.

Vivos y zonzos se  concentran en no perder. El ganador imagina el triunfo  y visualiza las acciones necesarias para lograrlo. Se concentra en ganar. Vivos y estúpidos se debilitan con el fracaso al que no aceptan, el inteligente aprende de sus fallas: el obstáculo, la adversidad, el error, son sus motores para el cambio: el río no genera su máxima potencia hasta que se concentra, detenido por el dique y ante su resistencia, genera la energía que se desplaza con fuerza súbita en el momento oportuno. Mientras que el vivo suele ser optimista en sus creencias ilusas, el inteligente es pesimista en el pensamiento pero optimista en la acción. 

Argentina año verde. No es extraño que la ONU considere a Noruega el país más desarrollado del mundo. Sus funcionarios de Correos perfuman las cartas. La sanidad pública incluye la ortodoncia gratuita hasta los 18 años. Cuando la mujer da a luz, cobra el 80% de su salario exento de impuestos. El padre debe tomar 6 semanas libres obligatorias. El 90% de la población disfruta de conexión a internet. El 100% está alfabetizada. Sólo el 3% no tiene trabajo, pero cobra el seguro. Si una familia acoge a un niño en adopción, la madre cobra su sueldo  aunque no acuda al trabajo. El fondo soberano de Noruega invierte con inteligencia ética: prohíbe las inversiones en fabricantes de armas, en los que violen derechos humanos, estén implicados en hechos de corrupción o  hayan producido graves deterioros al medio ambiente.

Las zonceras argentinas han provocado la contradicción de que siendo uno de los países con más riquezas  naturales del planeta, sea al mismo tiempo uno de los más pobres.

 

*Director de Ilvem, mail de contacto horaciokrell@ilvem.com.

 

*CEO de Ilvem. Mail de contacto: horaciokrell@ilvem.com.

 




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza