2009adobe.jpg
 

YING YANG: LAS DOS CARAS DE LA MONEDA

por Horacio Krell*

El occidental cree que las partes se oponen, el taoísmo las une y el todo resulta del equilibrio entre fuerzas opuestas y complementarias que constituyen la dualidad de todo lo existente. El ying y el yang son interdependientes. No existe el uno sin el otro, no hay día sin noche. Poseen divisiones, algo puede estar caliente o frío, lo caliente ardiente o templado y lo frío, fresco o helado. Ying y yang se equilibran: cuando uno aumenta, el otro disminuye, el exceso de vapor en las nubes (ying) provoca la lluvia (yang). La noche puede convertirse en día, aunque coexistan en lados opuestos de la tierra. Nada es totalmente ying o yang, el invierno se opone al verano, aunque en un día de verano puede hacer frío y viceversa.

El sistema monetario atrasa. El lenguaje occidental sobre el dinero fue diseñado para la revolución industrial. Separa el capital yang -capital físico e inmuebles, capital financiero: dinero, acciones, bonos, capital intelectual: patentes y marcas-, del capital ying  -capital social: familia, grupos solidarios,  comunidad, calidad de vida, capital natural: agua y aire limpios, y otros regalos que ofrece la naturaleza-.

El capital ying no tiene precio, pero el  capital yang no sobreviviría sin él. El sistema monetario se basa en el dinero y a los que no lo tienen debe auxiliarlos con subsidios o recluirlos en las cárceles. El dinero promueve valores masculinos de competencia, tecnología, jerarquía y autoridad central. Los valores femeninos son cooperación, compasión, igualdad y confianza mutua. El sistema monetario se basa en el interés compuesto, donde la deuda crece exponencialmente (1, 2, 4, 8, 16...). El interés compuesto ataca la lógica del crecimiento biológico o natural que tienen ciclos de aceleración, meseta y declinación.

Sistema monetario dual.  El Tao concibe a las fuerzas en pares: tierra-cielo, agua-fuego, tirar-empujar, femenino-masculino, etc. como partes necesarias del todo. Como el magneto que debe tener un polo positivo y uno negativo y que separados no pueden existir. El tao del dinero se refiere a polaridades de cooperación-competición, igualdad-jerarquía, confianza mutua-autoridad central: 
Coherencia Yang-----------------------Coherencia Yin
Moneda Nacional--------------------------Moneda de Tiempo
Competencia--------------------------------Cooperación
La Jerarquía funciona mejor-------------La Igualdad funciona mejor
Autoridad Central--------------------------Confianza mutua
Mientras más Grande mejor--------------Lo pequeño es bello
La tecnología domina----------------------Los dones personales dominan
Racional, analítico--------------------------Intuitivo, enfático
Dios Superior---------------------------------Dios Presente
Esta figura debe leerse vertical y horizontalmente. En la cultura occidental hay un monopolio de la moneda yang, en la cultura ying  la base es el tiempo. Si un niño se enferma y su padre no trabaja, nadie se queja. Es un contrato de buena fe en un sistema dual y flexible. La gente que tiene mucho dinero no tiene tiempo y viceversa. El sistema dual permite nivelar a las clases sociales movilizando los recursos financieros y sociales hacia lo que la comunidad elige. Sólo varía su proporción.

Capital Yang, capital Ying. La moneda yang la crea una autoridad central, fomenta la competencia y el interés impulsa  la acumulación y concentración de dinero. La moneda ying, la moneda  de tiempo, es descentralizada y democrática, fomenta la cooperación, está libre de interés y no es acumulable.
La moneda yang facilita las transacciones y crea capital financiero. La moneda ying activa intercambios comunitarios y ayuda a generar capital social. Ambas economías necesitan del capital físico y natural.
La teoría económica reconoce  al capital yang: físico y financiero e ignora al capital ying natural y social por considerarlos externos al sistema. Sin circuitos ying-yang  la educación, el cuidado de ancianos y las actividades comunitarias no existirían. Pero sus recursos son escasos por el monopolio del yang.

El resultado es la decadencia comunitaria, de la solidaridad y los grupos creativos. En comunidades ying todos son artistas que contribuyen en eventos como músicos, bailarines, etc. En el mundo desarrollado el intercambio se valora en u$s, el arte es especializado y para consumidores de las clases sociales altas..

Arnold Toynbee llamó “Terra Incógnita” a los sistemas monetarios primitivos, precedentes que hoy se deberían importar de la historia o encontrarlos donde sobreviven brindando evidencia adicional y fresca.

Moneda complementaria Ying Engendra actividades sociales, culturales o artísticas, sin trabar a la economía de mercado. Evita la degradación de las costumbres abandonadas o vendidas para el consumo turístico yang. Estas antiguas prácticas se hacen presentes en el primer mundo para aprender de la gente que lleva siglos  usando estas herramientas. Una queja frecuente a la globalización es que provoca una erosión de la cultura local. Aproximarse a una moneda dual podría ser la forma de  reconstruir un tejido social sostenible o fortalecer su diversidad cultural en cualquier región.
En una encuesta realizada en EEUU,el 83% consideró que la prioridad debía ser la reconstrucción de comunidades. Esto cuestiona que el dólar sea una herramienta automática para resolver los problemas.
Economía integral  y riqueza social. En un desierto el dinero no sirve de nada. Hay monedas de curso legal -monedas yang fuertes-  o las que tienen el respaldo de  empresas que las emiten -monedas yang  débiles-. Hay monedas ying fuertes y débiles que buscan la cooperación y no la competencia.

La moneda que se usa afecta las relaciones de la gente: “si quieres que se peleen ofréceles un hueso, si quieres que cooperen pídeles que construyan un camino”. En el  Museo de Historia Natural de Nueva York un cartel dice: “El mundo no es un legado que nos dejaron nuestros padres sino un préstamo que nos hacen nuestros hijos”. Un mundo sustentable debe asegurar el futuro de la libertad y de la creatividad. Para eso los recursos no deber usarse por encima de su capacidad de regeneración, ni la contaminación puede superar a la capacidad de asimilación que tiene el medio ambiente.

El conflicto es que mientras los ecologistas buscan la sustentabilidad las empresas buscan la abundancia. Para evitar el colapso deben integrarse el cambio de valores con las innovaciones tecnológicas.

El modernismo reaccionó ante la visión religiosa medieval, los creativos culturales surgen hoy como respuesta a sus excesos y ceguera. En lo individual buscan la realización personal frente al prestigio, en lo colectivo evitar la depredación del medio ambiente y  la reconstrucción del sentido de comunidad.

Antes la  riqueza era la tierra y los bancos la hipotecaban, hoy se consideran otras riquezas como el conocimiento y hay créditos que se pagan después de graduarse. Del mismo modo se debe reconocer la capacidad personal y el capital social  para realizar intercambios. El desarrollo económico es la capacidad de generar riqueza, convirtiendo los recursos en capital. Todos tendríamos algo para dar si el ingenio humano atravesara la cárcel que provoca el dinero. Para hacer un cambio hay que imaginar que es posible, hasta el avión moderno se originó primero en la mente del hombre.

Nueva economía, nueva educación. Centralizar en expertos es el formato organizativo yang.  En la red ying el sistema comanda un caos ordenado como en  un bosque sin presidente, una laguna sin un pez que mande, o el cerebro donde ninguna neurona es el director ejecutivo. Para Illa Prigogine cerca del caos los sistemas complejos se regeneran  en un nivel más alto. En la oruga, ciertas células que se disuelven formando un líquido, se conectan en redes y el milagro es un nuevo conjunto llamado mariposa.

Ante la crisis  del capitalismo hay soluciones mejores que el asistencialismo. El martillo es ideal para clavar un clavo pero no para pintar. Hoy la traba es el dinero. Si triunfa la energía yang, el estado o las  empresas  se harán dueños de la sociedad, lo ideal es un sistema de redes como las que conforman las neuronas en el cerebro, respondiendo con su neuroplasticidad a la experiencia. El desenlace es abierto.

O esperamos a que alguien solucione los problemas o nos hacemos cargo. En  economía se enseña que el interés es intrínseco al sistema monetario y no se cuestiona su razón de ser. Pero esto no siempre fue así, ya que era considerado un pecado por todas las religiones. A diferencia del dinero donde el respaldo está en la deuda, el crédito mutuo se apoya  en la gente y en su capacidad de ofrecer bienes y servicios.

Otra herramienta es la  oxidación o interés negativo, que considera al dinero como una mercancía más que pierde su valor con el tiempo. Se incentiva a gastarlo rápido porque se cobra un impuesto por tenerlo.  Esto promueve la inversión  a largo plazo. Las monedas complementarias son la otra cara de la moneda del sistema monetario. Con ellas se pueden volver a valorar las cosas y la riqueza se crea en la medida que los participantes eligen sus proyectos. El establishment  se opondrá pero la filosofía taoísta ying-yang  nos permite acercarnos a un mundo en el que prevalezcan los proyectos y las aventuras éticas.

Todo puede resultar bueno, hasta el veneno en su justa medida, por eso hay que buscar, observar, escuchar, pensar y aprender: de lo malo para evitarlo y de lo bueno para saber hacerlo. Lo bueno motiva, da confianza, seguridad, hace pensar, aprender, sentir, emocionar, apasionar, enriquecerse. Pero el abuso y la obsesión pueden convertir lo bueno en malo. Por eso el tao ilumina las ventajas del equilibrio entre la tristeza y la alegría, entre el ser y no ser, entre el amor y el odio, entre la pasión y la indiferencia, entre el disfrute  y el aburrimiento, entre el pesimismo y el optimismo. Lo mejor es  el enemigo de lo bueno.

El  Dr. Horacio Krell, es Director Fundador de ILVEM horaciokrell@ilvem.com

 




print.gif  friend.gif