Año IV  N° 229: "Un creí que tenías todas las respuestas, me cambiaron todas las preguntas"

 

Ya sé.  Crees tener todas las respuestas y que sabes bien lo que falla en tu conducta. Pero saberlo, no te ha ayudado a solucionar tus problemas. Nunca es tarde para aprender que no debes preguntar tanto ¿por qué?, sino ¿cómo?  Las especulaciones interminables palidecen al compararse con las experiencias exitosas. Lo que parece imposible está al alcance de tu mano.

 

Sólo por hoy:  Cambia tus respuestas cerradas por preguntas abiertas ¿Cómo funciona? ¿Cómo lo hiciste? ¿Cuánto tiempo te llevó? ¿Con qué frecuencia practicaste?.

 

Nota relacionada: La enfermedad del poder - Emprendedores News

 

 

 




print.gif  friend.gif