Año IV  N° 255: "Cuerpo sano en mente sana, si uno se enferma el otro también lo hará"

 

Cambiar la cabeza. Ya sé que no te gusta ir al gimnasio. Salí a andar en bici o a pasear a tu perro. No sólo harás un trabajo cardiovascular y de musculación sino con alguien que quieres mucho. Pero si quieres empezar a hacer ejercicio pero no te gusta el gimnasio, no tienes bici, ni perro, salir a caminar es la solución. Una caminata intensa, de una hora, de un minuto por cuadra y moviendo con energía los brazos gasta entre 200 y 300 calorías, dependiendo del peso corporal y la velocidad.

 

Sólo por hoy:  Abandona el sedentarismo.

 

Nota relacionada: Sedentarismo, un enemigo silencioso - Emprendedores News

 

 

 




print.gif  friend.gif