Año IV  N° 351: "Cuidado con la adicción, al principio se prueba creyendo que se controla. Pero la adicción no negocia y de a poco se va extendiendo como la niebla"

 

 

Ser adolescente implica riesgos. Toma para romper el hielo y parecer gracioso. Ser alegre es mejor que tomar para lograrlo. No lo ayuda su afán de probar y experimentar todo. El alcohol está a su alcance, hay tolerancia al consumo de menores y es un rito de iniciación en la vida adulta. El riesgo crece porque el cuerpo le pide beber más. Lo crucial es el mal ejemplo paterno (tendencia a celebrar todo con alcohol).

 

Sólo por hoy:  Educa a tu hijo en virtudes de templanza, sobriedad y en el uso imaginativo y responsable del tiempo libre. 

 

Nota relacionada: Como enfrentar las adicciones - Ilvem

 

 

 




print.gif  friend.gif