Aprender a convivir

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

APRENDER A CONVIVIR

 

 

De las 4 A de la educación: Aprender a ser, Aprender a hacer, Aprender a aprender y Aprender a convivir; nos referiremos a la capacidad de convivir. Comenzaremos con una historia.

 

 

Unas personas hambrientas podían tomar el arroz  distante, mediante  palillos tan largos  que luego no podían llevar hasta su boca. Se morían de hambre y eso era el infierno. Cerca de allí otras se alimentaban entregando el arroz que pinchaban los unos a los otros.  Eso era el cielo.

 

 

 

En nuestro mundo sembrado  de recursos, algunos tienen mucho y otros no tienen nada, porque no trabajamos en equipo ni respetamos la dignidad del hombre. Reconocer su fragilidad,  tolerar las diferencias, integrarlas en coherencias que enriquecen la vida,  ser responsable por la sociedad en que vivimos, es lo que hace  vivir en  el cielo y no en  el infierno.

 

 

Deberemos aprender a trabajar en equipo. En Las Vegas en 1992  se propuso a  5000 personas pilotear un  simulador de vuelo: la mitad controlaría la altura y la otra mitad la dirección y la velocidad. Al principio parecía imposible, pero luego, como por arte de magia lograron el control.

 

El éxito fue el resultado de que se sintieron implicados en una actividad atractiva, con objetivos magnéticos y claros, con una retroalimientación que les informaba cómo les estaba yendo.

 

El feedback continuo con la realidad es lo que impide que un error se convierta en hábito

.

 

 

Un verdadero equipo de trabajo nos hace sentirnos nosotros y conectados. Pero la magia desaparece en los  equipos  reales: el  placer se hace rutina, la cooperación  competición, las normas destruyen la motivación, el juego se transforma en trabajo, lo espontáneo en plan.

 

Faltando el entusiasmo, la participación y el compromiso con la tarea, se pierde la potencia  para responder a los cambios. Por eso se necesita cambiar los principios de jerarquía y  coordinación por los de cooperación y reciprocidad, con un modelo de organización que apunte a seres vivos. Para acortar las distancias entre  Trabajar en equipo y equipo que trabaja, hace falta una dirección coherente. Si los premios son individuales, si  las decisiones vienen desde arriba, si ante el menor problema se despide a la gente: ¿quiénes pueden creer en el trabajo en equipo?

 

Sin embargo es posible creer, Bernard Shaw dijo:” los hombres ven las cosas como son y  preguntan por qué, yo sueño con cosas que nunca fueron y me pregunto ¿por qué no?”

 

Los equipos pueden ser el cable a tierra del sueño ético de que se produzca y se reparta con justicia. Esto requiere un nuevo modelo organizativo donde los equipos de trabajo trabajen en equipo, para que los empleados aburridos se transformen en socios innovadores, generando así la triple ciudadanía entre el equipo, la  empresa y la sociedad.

 

Integremos los equipos como alianzas estratégicas, no como  relaciones individuales con el jefe , cambiemos de ser responsables  sólo por nuestra tarea por el compromiso con los resultados,  actuemos como personas completas, no esperemos que el líder resuelva los problemas, asumamos un liderazgo compartido y hagamos de estos principios valores comunes para todos.

 

Jerarquizar a los equipos es valorar a las personas y vincular el capital humano con el social. Cuando un bravo samurai le pidió a un monje que le explicara la diferencia entre el  cielo y el infierno, el monje le dijo: perro  sucio y estúpido: jamás podrías entenderla. El samurai sacó su espada  para atacarlo, y este afirmó: ves; eso es el infierno, el samurai reflexionó preguntando : ¿arriesgaste tu vida sólo para enseñarme?: y el monje le contestó: esto el paraíso.

 

 

El capital social, optimiza y sintetiza  la capacidad individual. El científico solitario,  el capitalista sin ideas, el inventor sin dinero, el ejecutivo sin recursos: nada pueden conseguir. La clave para mejorar la vida en nuestro mundo es aprender a convivir con  los microorganismos sociales de la oportunidad, convirtiendo a los equipos que trabajan en equipos de trabajo.

 

 

* El autor, Dr. Horacio Krell, dirige a ILVEM. Consultas a horaciokrell@ilvem.com.

 

 

 

 

 

 

 

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull