Cómo pensar en positivo

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

CÓMO PENSAR EN POSITIVO

La importancia  de saber cómo pensar en positivo se refleja en el mito de la caja de Pandora, quien la abrió sin saber que contenía todos los males que se escaparon, pero pudo cerrarla a tiempo para atrapar a los antídotos: la esperanza y el optimismo.

Métodos para aprender cómo pensar en positivo.

Escriba sus objetivos. Al lado de cada uno detalle los obstáculos para alcanzarlos. La negatividad en general refleja un déficit en la autoconfianza. Repita estas frases: me aprecio, me acepto, confío en mí, soy inocente, y controle si le generan resistencias. Sentirse mal es un error y revela al pensamiento negativo que lo produce.

Cualquier proceso de cambio debe comenzar por la autoaceptación. Luego debe irse directamente al bien en lugar de evitar el mal, porque la opción polariza a la mente y el obstáculo termina ejerciendo una atracción fatal.  Buscar directamente el bien coordina lo subjetivo con los principios rectores de la vida y del universo.

Los ejercicios realizados por escrito aprovechan la  conexión mano cerebro con el refuerzo visual y táctil. La mayor lentitud que implica la escritura de los pensamientos permite grabar más profundamente la idea que se pretende inducir. La mente tiene una capacidad sugestiva que le permite transformar en acto todo aquello que decide aceptar. Sembrar  pensamientos positivos es la mejor manera de  

ganarle el espacio a la negatividad.

El método del nuevo punto de vista: asuma lo contrario a alguno de los  obstáculos que traban  su objetivo. Hágalo en dos carillas, repitiendo la frase inductora cada vez, sin meditar, rápidamente. Hágalo antes de dormir y al despertar, repita diariamente. Ejemplos: (el supuesto es que soy cobarde)

Yo  (mi nombre) soy valiente y hablo libremente

Yo  (mi nombre) soy valiente y me libero del pasado.

Yo   (mi nombre) soy valiente y vivo en paz.

......................................

En los dos renglones finales deberá  resumir la experiencia.

Saber cómo pensar en positivo es aplicar la ley de la siembra y la cosecha.

La visualización creativa:  Es otro método sobre cómo pensar en positivo que parte de que toda creación  está precedida por una imagen mental. Reposando en el visual hemisferio derecho, en estado de relax se activan los mecanismos de la conciencia moral que permiten distinguir el bien y el mal, y que se alinean con los principios correctos que rigen el universo. 

Ejemplo: viendo su frase inductora en el cielo azul, luego al inspirar lo penetra, al retener el aire la repite mentalmente y al exhalar la transmite por todas las células del cuerpo. La imaginación es más fuerte que la razón y conduce fatalmente al obstáculo si no se emplea la visualización creativa. 

Ejemplo: Imagine una tabla angosta a ras del piso e intente mentalmente caminar sobre ella. Ahora véala  situada en la altura frente a dos edificios. El obstáculo, el temor a caer, lo inhibirá para  realización del acto.

Adquirir el dominio personal:  aprender cómo pensar en positivo es aumentar la aptitud  para crear los resultados deseados. Los procesos de cambio son posibles. Lo primario es saber lo que se quiere, que es lo importante, pero la felicidad no es una estación a la cual se arriba sino la manera de viajar.  Hay que concentrarse en lo positivo, en el fin y no en el medio. El propósito es la dirección principal, es la misión. La visión es la imagen mental del destino deseado, sin una conexión con el propósito la misión es sólo  una buena idea, carece de la fuerza necesaria. 

No hay que luchar contra la realidad  - es una aliada-, sino comprenderla como algo creado por nosotros mismos, no es necesario esperar a  empeorar para cambiar porque aun sin problemas es normal buscar algo nuevo, una buena observación de la realidad no debe ser  meramente conceptual, ya que las creencias son a menudo restricciones. Se trata de  mantener un conocimiento objetivo de lo que realmente es aceptándolo, un compromiso por la verdad,  ser auténtico, evitar el autoengaño, ensanchar la percepción, reconocer qué estructuras del pasado nos condicionan. La verdad tiene un poder liberador. Una visión de lo que se desea es situarse como elector-creador del futuro. 

El compromiso con la verdad más la visión del futuro generan la tensión creativa. Además de la mentira la visión se limita por creencias negativas como  la impotencia o la indignidad (no puedo, no merezco).

El aspecto positivo de la tensión creadora es generar  energía, ya que toda tensión tiende a su resolución, las virtudes que la acompañan son la paciencia y la perseverancia, que incluyen considerar al error como parte del éxito.  

Su punto negativo sería que la  tensión emocional achique la visión a la realidad, el precio que se paga es reducir el logro, abandonar los sueños, o  manipular el conflicto, así en lugar de ir directamente hacia el objetivo se pretende evitar lo que no se desea, eludir en lugar de crear. Una tercer limitación es aplicar es la fuerza de voluntad para destruir el obstáculo al precio de descuidar otros aspectos fundamentales de la vida.

La palanca sobre cómo pensar en positivo es trabajar sobre las creencias limitadoras. La técnica es transferir al inconsciente la adquisición del dominio de lo que se quiere dominar, así como se aprende el manejo de un auto. Silenciando  la mente consciente y  sembrando por la meditación, se comienza por elegir lo mejor, transfiriendo las sensaciones vinculadas a experimentar el logro como si ya se hubiese producido. 

El inconsciente no debe recibir contradicciones porque le impedirían apoyar el proceso, así como las refleja el detector de mentiras (mensurando físicamente el autoengaño). Al transferir la visión al inconsciente, con técnicas de visualización, se integra la aparente dicotomía entre la razón y la intuición, que no es tal ya que el bilateralismo (el diseño en pares) es un principio de la naturaleza  (dos manos, dos brazos, dos ojos, dos oídos), salvo la lengua que es una quizás para enseñarnos la importancia de saber escuchar y cómo pensar en positivo. 

El anclaje es un mecanismo diseñado para acceder a nuestros mejores recursos o a los estados deseados. El mejor ejemplo es el reflejo condicionado. Se trata de visualizar estados que requieran mucha fuerza o energía y proporcionar la dosis de estímulo correspondiente. 

Ejemplo; el himno o la bandera, en un acto patrio, son los estímulos necesarios para provocar la intensidad.

En la vida  muchos anclajes se instalan por azar o desde afuera, y por lógica lo mejor es desterrar los negativos y generar los positivos. La técnica es observar o provocar el estado deseado y presentar luego el estímulo, que una vez asociado permitirá reproducirlo cuando se lo requiera. En el punto culminante en el que la  intensidad del estado es máxima, se presenta el estímulo exclusivo, y se lo repite tantas veces como sea necesario. Por último se lo pone a prueba.

Ejercicio: recuerde o cree usted mismo un estado deseado, en su punto de máxima intensidad intercale el estímulo, repítalo hasta que queden perfectamente asociados, repáselo, póngalo a prueba en situaciones diarias. 

Un mismo anclaje bien elaborado puede utilizarse en diversas situaciones, por el principio de que el éxito llama al éxito. Instalar estados es parecido a instalar el software nuevo que compramos para nuestra computadora. 

Para calibrar o modificar un estado es fundamental considerar todos los aspectos, mirada, voz, sensaciones internas, postura, respiración, color de la piel, postura, etc. Colapasar o comparar imágenes permite eliminar las negativas, porque el cerebro asume por lo general el ángulo positivo. 

Ejercicio: 1ro crear o transferir al puño derecho la imagen positiva, luego al izquierdo la negativa, posteriormente igualar vertiendo el contenido del derecho sobre el otro observando luego el cambio.

Otra manera de introducir los principios positivos es darnos cuenta de que lo que pensamos crea nuestro futuro, somos responsables por lo que pensamos y por lo que hacemos, de lo bueno y de lo malo, el momento es ahora, las ideas de indignidad, resentimiento, las podemos cambiar, amarnos y aceptarnos es lo mejor, dejar el pasado y perdonar, etc.

Un hábito es una intersección de un deseo de cambio, una cualidad a adquirir y una manera de hacerlo. Si nos sentimos mal: ese el problema, la solución es cambiar el pensamiento. La manera de cambiar es instaurar el silencio, la meditación, la transferencia al inconsciente.

Ejercicio: Escribir las cosas que debería hacer y luego explicar el  porque, (señala que es lo que lo detiene). Luego cambiar debería por si quisiera podría y sus obstáculos.

El amor es la fuerza más poderosa y  no quererse a sí mismo es la causa de muchos problemas. Frente al espejo repita: me amo y me acepto tal como soy  y nunca se critique, la crítica encierra los mensajes negativos que ha recibido en su vida, casi todos los problemas  se basan en esas creencias negativas. Cuando los problemas son de finanzas la creencia es no merezco, de soledad nadie me quiere, de tipo laboral no sirvo, de infelicidad nunca consigo lo que quiero. Todo puede ser  verdad si realmente lo creemos, las profecías se cumplen y los que pueden-pueden  porque creen que pueden.

 El  momento es ahora, comenzando por desterrar la creencia que hace mal, la estrategia es cambiarla. Las resistencias al cambio aparecen de inmediato: cambiar de tema, aplazar la decisión, supuestos equivocados, creencias falsas, autoridades anónimas, tácticas dilatorias, negar la realidad, autoimagen, miedos.

Hay una compulsión o necesidad interior que promueve la conducta negativa y esto produce la indecisión para actuar, los problemas son sólo síntomas de la compulsión. Para cambiar no basta con modificar síntomas sino la causa: hay que renunciar a la necesidad utilizando la mente como instrumento, en estado de relax desprenderse y renunciar a los aspectos negativos del pasado con  ejercicios de perdón. Posteriormente encarar el cambio positivo empezando por la autoaceptación y el autoamor.

Usted debe empezar a practicar cómo pensar en positivo ... ¡Comience ya!.

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF  Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP  Unión de Permutas. Consultas a   horaciokrell@ilvem.com.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull