Nuestras áreas
Técnicas de estudio
Informática
Management
Stand Up en Inglés
Idiomas
Instructor en Metodología
Marketing en Internet
Orientación Vocacional
Programas para Empresas
Webinarios
Alquiler de Aulas y Salas
Modalidad
Presencial
A distancia
In-Company
A domicilio
Contáctenos
Landing ILVEM Rediseño
prueba ie
Noticias
Prensa
Promociones
Secciones destacadas
Tests & Demos
Artículos
Blog Inteligente
Clases gratuitas
Desafios
La Opinión de Horacio Krell

RELACIONES TÓXICAS

*  Por Horacio Krell

 

El cerebro social nació de la palabra que es el instrumento que permitió a los hombres comunicarse  de un modo tan eficaz que ninguna otra especie pudo imitarlo a lo largo de la historia. Sin embargo, con el tiempo surgieron las consecuencias no deseadas del progreso: algunas relaciones humanas se convirtieron en tóxicas.

 

Las relaciones tóxicas envenenan el cerebro social, afectan la salud, la autoestima y hasta el derecho a la felicidad. El cerebro del niño al nacer es una página en blanco, su cerebro social estará condicionado por el tipo de relaciones que genere a lo largo de su vida.

7 inteligencias estarán a su servicio: verbal- lógica- espacial- musical- plástica – interpersonal e intrapsíquica. La inteligencia emocional es conocerse a sí mismo y al otro, conducir las relaciones, saber escuchar, resolver conflictos y crear empatía.

 

Sinergia social.  El crecimiento individual y del cerebro social dependen del ambiente. El lazo social entre los individuos afecta al tejido social. Hay encuentros que potencian la energía y la alegría mientras que otros las rebajan. Sinergia es la interacción del todo con las partes, si las partes armonizan el todo las supera. Cuando la sinergia es positiva 1 más 1 puede ser 3 y  si es negativa 1 mas 1 puede dar cero, como en el caso de las parejas en conflicto.

Cualquiera puede generar conductas destructivas ocasionalmente, pero hay quienes las provocan siempre. Las personas tóxicas son hábiles para ocultar su patología y así trepar en la escala social y en los lugares de poder. Adolph Hitler o Ben Laden, lo hicieron

 

Tipos de relaciones. La relación  ideal entre las personas es ganar-ganar: yo gano y tu ganas.  La relación tóxica se manifiesta como ganar-perder o perder-perder. Confucio sugirió  que al convivir con gente buena trates de imitarla, pero si convives  con gente mala debes examinarte a ti mismo. El individuo tóxico no aprecia al otro, lo manipula por la asimetría de la relación o presentando sus decisiones arbitrarias como necesarias.

Los que son manipulados acceden a este juego siniestro por diversas causas:

Baja autoestima. Se preguntan: “sin esta persona, ¿Que sería de mi vida?”

Salvadores. Otra fantasía predominante es que podrán cambiar a esa persona.

Rol de víctima. Dicen: la vida me puso en esta encrucijada. No tengo otra salida.

Necesidad de cariño. Toleran cualquier cosa: uso, abuso, egoísmo, maltrato, falta de respeto por un poco de cariño. Porque te quiero te aporreo.

No soportar la soledad.  Pagan cualquier precio con tal de estar acompañados.

El aburrimiento. Intentan salir del hastío de una vida a la que no le encuentran sentido.

Deseo  de cumplir un rol social. Quieren ser esposos, madres, padres, amantes.

Miedo a enfrentar la profesión. Sienten temor a encarar los desafíos de la vida.

 

Difíciles de superar. Los vínculos tóxicos son patologías difíciles de erradicar. El sádico disfruta haciendo sufrir y el masoquista disfruta de sus torturas. Ve la vida como una cadena de sufrimientos y no como un haz de oportunidades. Las personas fuertes buscan perfiles débiles  y los débiles son atraídos por ellos. Así no tienen que decidir, se sienten protegidos y son como espectadores que no asumen riesgos.

Pero el que no hace  lo que debe lo pagará luego. Hay una ley ineludible: no hay deuda que no se pague ni plazo que no se cumpla. La deuda la contraen con su banco interno, es el que les presta la energía.

 

El test de las relaciones. Toda buena relación comienza con la inteligencia emocional. Si sembramos mensajes positivos, recogemos relaciones nutritivas. El radar que nos conecta depende de una brújula interior que interpreta las vibraciones. Las vibraciones negativas son: inseguridad, desconfianza, dependencia, falta de alegría, sentirse víctima, incongruencias, hostilidad, buscar el amor sin amarse a sí mismo. Las vibraciones positivas son de  seguridad, autoestima, independencia, esperanza, aprecio a la vida, paz, felicidad, responsabilidad y capacidad de dar amor.

Hay gente que no puede  cambiar y la vida es corta para reiterar conductas fallidas. Aprendamos como funcionan esas personas tóxicas. El monologuista, sólo habla él, no escucha, es muy aburrido. El autorreferencial, sólo habla de sí mismo y provoca desinterés. Más peligrosos son los  que nos aplastan, nos mienten y los  que lucran con nuestras necesidades afectivas.

 

Catálogo de relaciones tóxicas. Se incluyen, entre otros, el parlanchín, el chismoso, el cortante, el culpógeno, el apuñalador, la víctima, el mediocre, el bromista, el matón rencoroso,  el mentiroso, el entrometido, el fanático, el presumido, el competidor, el maniático del control, el envidioso, el acusador, el violento y el sabelotodo.

 

Claves para evitar relaciones tóxicas.

1- Identificar los síntomas que esa compañía nociva nos produce.

2- Quitarles su poder, escapar de ellas, no permitirles el acceso a nuestra intimidad.

3- Si se debe convivir con ellas,  abstraerse mentalmente de su presencia y acciones.
4- Simular que se les presta atención cuando, en realidad, se esfuerza por ignorarlo.
5- Neutralizarlo amablemente. Su afán de lastimar decrece si ve que carece de efecto.
6- Focalizarse en las cosas positivas  para superar los malos momentos.
7- Tener un identificador de llamadas para evitar el contacto.
8- La actitud positiva es siempre una elección. Así se puede contrarrestarlo.
9- Poner límites y reglas de convivencia.
10- No dejar pasar por alto esas actitudes porque extenderá la toxicidad al ambiente.
Usted también puede ser tóxico. Por eso no haga a los demás lo que no desea que le hagan o mejor todavía: trate a los demás como les gusta ser tratados

 

Nadie está condenado. El cerebro tiene cambios asombrosos. La neuroplasticidad es la respuesta que el cerebro brinda al estilo de vida. Los que hacen siempre lo mismo obtienen los mismos resultados y traban su empowerment, el poder interior.

Podemos cambiar un vínculo preparándonos, rompiendo con el rol que hasta ahora aceptábamos (salvador, maltratado, perdedor, sumiso). El otro cambiará su postura ya que no encontrará eco. Este cambio de conducta desactivará el poder que posee.

Hay dos palabras poderosas: “Sí” a todo lo que nos da poder de realización, “No” y poner límites a los que fabrican patologías para apoderarse de nosotros. La vida es maravillosa eligiendo buena compañía y huyendo de quienes nos intoxican. Desintoxicarnos es la ciencia que debemos aprender para escaparle a la estupidez. 

 

Se puede hacer inteligente la pasión. Como en el ajedrez somos piezas del tablero social en interacción con otras piezas y con las reglas del juego. Un peón puede ganar una partida si está bien relacionado. El principio clave es que solo no se puede, que formamos parte de grupos cuyo éxito será el nuestro. Aprendamos entonces a generar conductas donde los errores se conviertan en guías del aprendizaje social. El test de la excelencia de nuestro cerebro social es estudiar nuestra producción los grupos en que actuamos. Consolidemos el capital social que creamos en nuestra vida: “dime con quién andas y te diré quién eres, dime quiénes te acompañan y te diré adónde te diriges”.

No sientas culpas, no pongas excusas, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Nunca preguntes por quién doblan las campanas, las campanas doblan por ti.

 

* Horacio Alberto Krell es el CEO de Ilvem. Contador Público y Licenciado en Administración UBA. Contacto horaciokrell@ilvem.com

Buscar Cursos :
alipso_tmb.jpg
Login:
Usuario:

Password:


Registrarse

Consigna de la Semana

Descubre los animales reordenando las letras. Ejemplo: CARO= ORCA
 
 ENCOJO=      LA LIGAN=    ALADRIL=
 
 LLENABA=      FEA LENTE=    CUAL HEZ
 
 (repetir los anteriores agregando el nuevo, como siempre)

Envíe su respuesta a concursos@ilvem.com junto a sus datos de contacto



 

Barrio Norte: Mansilla 3037 (C1425PBK) Bs. As. - Argentina -  Tel/Fax: 00 54 11 4821-5411 - info@ilvem.com

Powered by Eurofull